Image

Contemplación en Cayey

Retoños encontrados en un tronco caído con las raíces todavía aferradas a la tierra. Creo que se trata de un parásito o planta con relación simbiótica. Tras el huracán, viven, persisten.

Otras imágenes tomadas de Cayey. La labor insistente y amorosa de mis padres devuelve la tranquilidad y hospitalidad natural del espacio. Lo podemos disfrutar gracias a ellos.

Peregrinaciones huracanadas

Después del huracán María estuvimos incomunicados debido a varios derrumbes en la carretera.

El más grande estaba en la entrada a la carretera 741 que lleva a la casa de mis padres donde pasamos el huracán. Varias personas cruzaron el derrumbe de casi una cuadra para ver a sus familiares.

Una de esas personas fue el papá de mi hijo Diego. Llegó dos veces hasta allí. La primera no pudo seguir porque era tarde y se acercaba la hora del toque de queda. La segunda vez caminó a todo pulmón esa cuesta llena de lodo y escombros. Llegó a la casa jadeando lleno de barro hasta la cintura y con sus zapatos destruidos, pero energizado por el amor y el alivio de abrazar a su hijo. (more…)

Aterrizados con aviso de tormenta

1958570_10152680646391311_2489203787383758680_nLa primera semana fue relámpago. Llegamos para ocuparnos con diligencias y algunos paseos. El regreso ha sido como entre ser turista y no serlo. Lo mejor es que Diego se ajustó más que bien. Nos recuerda cada día que “Diego, contento”. La verdad es que yo también estoy muy contenta.

El huracán/tormenta Gonzalo amenazó con darnos una bienvenida tropical. Encerrados acá arriba en Cayey, ver la neblina y los árboles alterados por el viento es tremendo show. Por suerte estamos bien guardaditos y protegidos en casa. La tormenta nunca llegó, pero gozamos las caminatas.